Contacto: (57) (2) 655 09 05 - Cali - Colombia

Conozca el Programa de Extensión Tecnológica

13. 01. 09
posted by: Super User
Hits: 2926

Conozca el Programa de Extensión Tecnológica

Entre los problemas que le impiden a Colombia ser un país de desarrollado, se encuentran la baja productividad y capacidad de generación de empleo. Es necesaria una transformación del aparato productivo basada en la creación de sectores de clase mundial para dar un salto en productividad y empleo, propiciar la formalización laboral y empresarial, el fomento y desarrollo en ciencia, tecnología e innovación y crear condiciones favorables de entorno económico y bienes transables.

En el país, se creó un consenso acerca de la necesidad de implementar el Programa de Extensión Tecnológica en Colombia dados los beneficios sobre las pymes al impactar positivamente en su productividad, que afecta directamente toda la economía en términos de crecimiento económico, empleo y bienestar de los trabajadores, pues entre sus principales beneficios están la prestación de servicios de apoyo a las pequeñas y medianas empresas-Pymes promoviendo la adopción de cambios técnicos y tecnológicos.

Entre los sectores claves donde debe darse una transformación productiva, el sector de autopartes configura un sector estratégico para el desarrollo industrial.

Particularmente la visión es convertir a Colombia en una plataforma fabricante y exportadora de vehículos y autopartes en la región. El gobierno determinó como objetivo general de este sector, impulsar la evolución de la industria automotriz hacia un modelo que, en el marco de unos lineamientos interinstitucionales integrales, incremente el nivel de agregación de valor e integración de la cadena y permita generar economías de escala, mayor productividad y competitividad, dando viabilidad al sector y posicionándolo como uno de clase mundial.

 El concepto general adaptado para extensión tecnológica es un conjunto de servicios articulados destinados a mejorar el desempeño productivo de las empresas, especialmente micro y pequeñas a nivel de productos, procesos o de la organización, a través de: provisión de información, adopción de buenas prácticas productivas; el apoyo en la adopción, adaptación y desarrollo de tecnologías de gestión y productivas; el cumplimiento de normas y estándares de calidad y ambientales; formación y fortalecimiento de recursos humanos, entre otros.

En el concepto de extensión tecnológica se fundamenta en el apoyo externo a una empresa (Mipymes), que incluye el diagnóstico, plan de mejora e implementación del plan de mejora sobre la gestión y la aplicación de tecnología en productos o procesos industriales de las empresas, con el fin de alcanzar mayores niveles de productividad, competitividad y rentabilidad.

El Programa, inició en marzo del año 2012 con la cooperación técnica del Banco Mundial y la participación de varias entidades gubernamentales como el Ministerio de Comercio Industria y Turismo, el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA, el Departamento de Ciencia, Tecnología e Innovación y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. Ha tenido como socios estratégicos al Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), y al Centro Nacional de Productividad de Colombia (CNP), quienes realizaron diseño de programa piloto. Participaron igualmente el Departamento Nacional de Planeación (DNP), el Banco Mundial quienes en conjunto elaboraron los términos de referencia y la convocatoria para la inscripción y selección de las empresas.

El programa de Extensión Tecnológica en Colombia ha tenido 4 fases: la primera corresponde a la conceptualización de los principios del programa, la revisión de lecciones aprendidas de experiencias internacionales para ser aplicadas en Colombia y la contextualización de la economía colombiana. La segunda fase efectuó el diseño de la selección de un grupo objetivo y el diseño de un piloto, al igual que la evaluación del impacto y de la metodología. La tercera fase consistió en el diseño de ejecución del piloto y la implementación. Finalmente se estableció una fase de escalonamiento que tuviera estrategias de comunicación, alianzas regionales, mecanismos de ejecución y evaluación, ajustes y rediseño del impacto del programa. La prueba piloto se determinó a través de una intervención individual, grupal y de control.

En total participaron 180 empresas, de un mínimo de 150 empresas, resultado de 2 convocatorias, la primera para empresas proveedoras y la segunda convocatoria ampliando la participación a empresas de primer nivel, en las regiones indicadas en el país.

Por departamentos, la participación quedo de la siguiente manera: Cundinamarca (52%), Antioquia (20%), Valle del Cauca (15%) y Eje Cafetero (13%); por su parte la distribución por tamaño de empresas inscritas fueron más del 50% pequeñas, el 38% son medianas y 13% microempresas.

Metodología

La metodología de implementación fue acordada en comités técnicos y de las entidades participantes  a quienes se les presentó el modelo de Productividad, Innovación y Competitividad PIC del Centro Nacional de Productividad desarrollado junto con expertos japoneses.

La metodología PIC fue construida a partir de la experiencia y el conocimiento de 20 años de intervención en las empresas colombianas, con un enfoque sistémico basado en la gestión de la innovación, gestión del conocimiento, y la gestión de la cultura gerencial, como ejes transversales para la movilidad de los indicadores de innovación y competitividad.

La entidad Internacional Consorcio Fedit-Metanoia, llevó a cabo la validación de la metodología del programa piloto de Extensión Tecnológica, quienes revisaron y afinaron los manuales de diagnóstico, plan de mejora e implementación y el manual del extensionista, en los cuales se fundamenta la metodología.

Para la implementación y ejecución del programa de extensión tecnológica se han precisado las siguientes fases:

La primera corresponde a la fase de diagnóstico que incorpora las actividades de conocimiento de la empresa y medición de nivel de productividad; la siguiente fase es el diseño del plan de mejora para identificar y jerarquizar las acciones factibles para subsanar las principales debilidades y aprovechar mejor las oportunidades de la empresa. La fase tres es la de entrenamiento, que parte del diseño de los planes de mejora, con el compromiso de los líderes y gerentes, para guiar a la empresa a mejorar  y controlar diferentes acciones para el logro de metas. Por último se encuentra la fase de implementación que integra las etapas de planeación, implementación y control y seguimiento.

La etapa de planeación pretende lograr un consenso en la estructura y metodología de ejecución del proyecto, mientras que la etapa de implementación, como su nombre lo indica corresponde a la implementación del plan de mejora; finalmente la etapa de control y seguimiento que busca garantizar el control eficaz y eficiente de las actividades para el logro de resultados generados por la implementación del plan.

La elección de la metodología de intervención se dio debido a las bondades e integralidad del modelo, que tornó en una estrategia importante de desarrollo empresarial para los sectores económicos definidos como de clase mundial en el marco de la estrategia de transformación productiva. La metodología aplicada y adoptada por el gobierno nacional en el Plan de Desarrollo 2014-2018 por recomendación del Banco Mundial, y ha sido elevada como política pública para la productividad, la competitividad y la rentabilidad de las PyME del país.

El diagnostico se formuló a partir de la medición cualitativa para medir el nivel de productividad desde la cadena de valor y las practicas gerenciales. Ello implicó una medición integral de los procesos para determinar el Índice de Gestión Global (IGG) de la empresa.

La medición de gestión integral MGI muestra que el 60% de las MIPYMES del sector autopartes tienen una calificación de bien, es decir, que tanto sus procesos gerenciales, como sus signos vitales tienen niveles porcentuales iguales o superiores al 40% e inferiores al 60% y sus prácticas gerenciales se encuentran en proceso de formalización, lo que también se puede observar por los departamentos elegidos para aplicar el programa. De igual forma, la etapa de diagnóstico se abordó para procesos de mercadeo, Operaciones, Finanzas, Talento humano y Logística.

La etapa de diagnóstico permitió evidenciar que las empresas pequeñas y medianas requieren inicialmente un ordenamiento y priorización de sus problemas más frecuentes y crónicos, lo mismo que un método de análisis y solución de problemas en el día a día.

La mayoría de las empresas presentan una rentabilidad muy por debajo de lo identificado en la media del sector, lo que afecta su nivel de competitividad. Al igual que tienen bajos niveles de innovación como impulsor para la productividad y la competitividad, por falta de un método gerencial  que les permita gestionar de forma efectiva el core del negocio.

No se evidencia un enfoque sistémico de gestión de las empresas diagnosticadas y no se evidencio una alineación estratégica con los diferentes procesos de la organización, así como ausencia de una cultura de medición. Casi la totalidad de las empresas recibieron una calificación de regular o bien en la medición de gestión integral, es decir que sus signos vitales obtuvieron una calificación no mayor al 60% y sus prácticas gerenciales se encuentran en un estado de desarrollo máximo de formalización, es decir que aún no se encuentran totalmente implementadas dentro de las empresas.

Por su parte, el nivel de gestión evidencia que las pymes del sector autopartes tienen sus prácticas gerenciales en construcción o en camino de formalización lo cual refleja que sin importar su tamaño, zona o segmento estratégico deben implementar planes de mejora encaminados a incrementar los estado de desarrollo de las practicas gerenciales que contribuirán a  que estas empresas sean  más productivas y competitivas.

Las empresas medianas tienen sus prácticas gerenciales en mayores estados de desarrollo en todos los procesos gerenciales, donde la mayoría se encuentran en camino de formalización, sin embargo el estado de desarrollo de las practicas gerenciales de las empresas pequeñas y las micro-empresas no tiene diferencias estadísticamente significativas y la mayoría de sus prácticas aún se encuentran en construcción o simplemente no existen.

Resultados

Al final de la intervención se realizó una medición de productividad, partiendo de la línea base establecida en el diagnóstico. De las 47 empresas de modalidad individual, el índice de gestión gerencial (IGG) mejoro del 44,6% al 60,9% presentando una movilidad de 16 puntos, pasando en la escala de productividad del nivel “Bien” al nivel de “Muy Bien”. Incrementándose de la misma también en los procesos de mercadeo, gestión humana, producción, logística y financiero, como se presenta en la siguiente figura.

Los resultados de la implementación se pueden ver en el cumplimiento de las metas, donde se observó que todos los procesos cumplieron con la meta establecida en el diagnóstico inicial, siendo mercadeo la que más sobrepaso su meta en 8,3% unidades porcentuales.

Los beneficios de este plan presento los siguientes resultados tangibles: con el fin de volver más competitivas las empresas.

• Creación e Implementación de un Sistema de Gestión Gerencial
• Incremento en la capacidad de Producción o Servicio
• Mejor conocimiento del mercado y de exploración de nuevos nichos
• Aumento de la eficiencia (disminución de desperdicios) en los procesos productivos
• Disminución de los Ciclos de Tiempos y Lead Times
• Mejora en la estructura de flujo de procesos productivos (Layout)
• Reducción de costos y gastos operativos (Horas Extras, tiempos perdidos)
• Incremento de la estabilidad laboral
• Disminución y Optimización de inventarios
• Disminución de accidentes
• Disminución de los rechazos por mejores prácticas de calidad y estandarización
• Optimización de energéticos (kwh, ACMP)
• Mejora el desempeño financiero

La visión del sector a 2032 es ser un país líder exportador en el mercado de autopartes, generando ingresos de al menos $ 3 mil millones de dólares con un posicionamiento de campeón regional en segmentos específicos de partes. Es así como, en común acuerdo entre el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el Programa de Transformación Productiva PTP, se seleccionó el sector de autopartes para la realización del plan piloto, lo que fue luego validado por el Sena y el Banco Mundial,  ya que cumplía con los parámetros de: i) contar con sectores adyacentes como plásticos, caucho, metalmecánica, eléctrico, entre otros, ii) identificación de un número suficiente de empresas para el piloto y la evaluación de impacto iii) alto potencial para replicar en otros sectores (la recomendación del banco mundial es, no escoger productos), y iv) información actualizada sobre caracterización del sector, lo cual fue validado con el Sena y el Banco Mundial.

En la Actualidad adelanta en la modalidad grupal el plan de mejora, en Bogotá y Cundinamarca, eje cafetero, Medellín y Cali.